protocolo mesa

A la hora de organizar una cena de familiar, con amigos o con tu pareja es primordial conocer ciertas normas de comportamiento o de protocolo.

Hoy te indicamos diferentes pautas a tener en cuenta cuando invites a tus amigos o familiares a casa. Lo primordial es disfrutar de la velada, y que no se convierta en un momento estresante para quien invita. Pero no sólo esto, también conviene tener en cuenta otros aspectos. Hoy vamos a hablar de éstos con más detalle: cómo deben sentarse los invitados o cómo colocar los platos y los cubiertos son algunos de los aspectos que vamos a comentar. Presta atención. Te serán de gran utilidad para cuando tengas invitados en casa o te inviten a una cena, tanto formal como de carácter más informal.

¿Cómo poner la mesa?

Conocer ciertas normas nos evitará ciertas situaciones incómodas. Seguro que muchas veces has dudado en cuál era tu pan o en qué orden se debían utilizar los cuchillos. En lo que respecta al pan, siempre se coloca a la izquierda, mientras que las copas a la derecha. En cuanto el orden de los cubiertos, se comienzan a utilizar de fuera hacia dentro, situando el de la carne siempre más cerca del plato que el del pescado.

Y en cuanto a la mantelería, el mantel debe estar limpio y sin dobleces, y la servilleta se debe disponer sobre el plato llano o a la derecha. Ten en cuenta que cuando la vayamos a usar, nunca debemos desdoblarla por completo.

Si optamos por elementos decorativos como flores, velas u otros elementos, éstos no deberán molestar ni interferir en el campo de visión de los comensales. Pueden resultar molestos y restar espacio a los platos del centro.

¿Cómo debemos sentarnos en la mesa?

Quien invita, el anfitrión, siempre deben presidir la mesa, mirando el hombre hacia la puerta de entrada. Y el resto de invitados deben sentarse de forma que se evite que dos hombres o dos mujeres se sienten al lado. El objetivo de esta distribución es favorecer la conversación y que nadie quede desplazado.

¿Cómo comportarnos en la mesa mientras disfrutamos de un plato de cordero?

Hay ciertas normas de comportamiento que, aunque parezcan de sentido común, no siempre se tienen en cuenta. Veamos cuáles son las más habituales:

Los codos si es una cena formal jamás deben apoyarse en la mesa. Además, deben estar lo más pegados posibles al cuerpo para no molestar a otros comensales.
En cuanto en qué momento podemos comenzar a comer, será el anfitrión quien lo marque, siempre y cuando estén todos los platos servidos.
Si cuando nos sirven el cordero está demasiado caliente para nuestro gusto, debemos esperar a que se enfríe, nunca soplar. Aunque no hay duda que recién cocinado está mucho más sabroso.
Si vas a servirte agua o vino, antes debes ofrecer a los comensales que se encuentran cerca de ti.
Evita llevarte trozos de carne muy grandes a la boca. Procura cortar en trozos pequeños el tournedó, los filetes de pierna o los collares.
Si por el motivo que sea te toca un trozo de carne muy duro, algo que no es habitual en una carne tan jugosa como es la carne de cordero o lechal, no insistas a la hora de cortarlo. Simplemente apártalo.
Aquellos platos del centro de la mesa que no alcances sin levantarte, déjalos.
Sólo en el momento del té o café podrás abandonar la mesa.
Y por último, olvidémonos del móvil y disfrutemos de la comida, de la carne de cordero, de la conversación y los amigos. Es una falta de protocolo estar en la mesa atendiendo el móvil.

¿Qué podemos comer con las manos?

Toda la comida que se nos presenten en el plato deben comerse con cubiertos salgo algunos aperitivos como snacks, canapés, galletas o frutas pequeñas. También podemos comer con las manos un sándwich, una hamburguesa de cordero, unas chuletas o un bocadillo de pierna, aunque estos platos son más propios de cenas informales, donde las normas de protocolo, sin llegar a descuidarse, suelen tenerse menos en cuenta.

Confiamos en haberte podido ayudar con estos consejos, y que los tengas en cuenta cuando disfrutes de una velada con tus amigos y del mejor cordero, tanto como anfitrión como invitado. No obstante, si quieres añadir algún consejo más, es tu turno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *